Lema

“Abre los ojos, hazlo posible”

Cada año, todas las presencias educativas de la Inspectoría María Auxiliadora de España, trabajamos bajo un mismo lema que es el hilo conductordel curso que va acompañado de una imagen sugerente y la Palabra de Dios.

La imagen y el lema que nos acompañan este curso son una llamada al compromiso de todos. No basta mirar, solo actuando y contribuyendo a transformar la realidad, seremos instrumentos válidos en las manos de Aquél que convirtió el ‘agua en vino’.

Jesús nos invita a participar de la fiesta de la Vida como hijos de un único Padre y como hermanos. Desde aquí cobra sentido el objetivo que nos aúna queremos “ser comunidades significativas en el mundo de hoy favoreciendo la cultura del encuentro y el cuidado de la casa común”.

Tres actitudes nos pueden servir de sostén en este empeño: salir, encontrar y ser prójimos.

“Haced lo que Él os diga”  (Jn 2,5)

La fuerza de la imagen, que quiere ser abierta y evocadora, está en unos ojos, una mirada atenta femenina que evoca a MaríaEsta mirada va acompañada de la imagen de una ciudad. La ciudad representa nuestro entorno más cercano, donde todos podemos aportar nuestro granito de arena. 

El tono de la imagen va del azul (del agua) al color burdeos (del vino), un juego de colores que reflejan la transformación y que representan el agua y el vino de las bodas de CanáLa imagen y el lema con un tono exhortativo, quiere mostrar la llamada al compromiso de cada uno de nuestros niños y jóvenes, una llamada a actuar. Ver la realidad y actuar como María. No basta mirar (no basta quedarse con la primera parte del lema), necesitamos contribuir para transformar la realidad para que todo el mundo pueda disfrutar de la fiesta de la Vida. 

Como María, con mirada atenta, percibimos el “vino” que falta en nuestra realidad y nos sentimos protagonistas en su transformación. En el cambio intervienen muchos: María, los sirvientes… pero quien realmente lo hace posible es Jesús. Así es también en nuestro mundo.